Acércate a descubrir, disfrutar y experimentar el universo de los mandalas.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Un mandala para el 2015

Estamos en tiempo de Adviento, tiempo de recogimiento para mirar adentro, las noches más largas y los días más cortos nos invitan a interiorizar, sumando una cierta añoranza de la Luz... 
Y al mismo tiempo nos preparamos para verla nacer, dentro y fuera. 
El sol llega al punto más bajo y empieza a ascender. 
Cuando nos permitimos captar el significado cósmico y espiritual de la navidad, sintiéndola como nacimiento de la Luz y del Amor, creamos las condiciones para que la energía Crística florezca en nuestro propio corazón.
Como Hijos del Amor y de la Luz, podemos desplegar y expandir esa energía, que es sencillamente Amor incondicional.
El Amor desinteresado, el que se da y se comparte por el mero placer de dar y compartir... 
Es la prioridad. Amar para Ser.
Vivir ese renacimiento del Amor bulléndonos desde dentro.
Y entre las infinitas maneras posibles mi propuesta es disfrutar coloreando un mandala que ya tengo preparado.
Este es el mandala para el 2015
El mensaje en él recogido es "Abrir el corazón"

Siento no disponer de una foto más nítida de la plantilla para quienes quieran imprimirla.
He logrado hacer fotocopias en papel de acuarela. Son las que utilizamos.
En los lugares que podemos nos reunimos para hacer una meditación/relajación guiada y colorear el mandala todos juntos en silencio.
De momento hemos empezado en Ribadeo
 Tengo propósito de acudir próximamente a Mieres, Gijón y Avilés, donde también nos juntaremos en grupos pequeños.

Recomiendo emplear lápices acuarelables y acuarelas.
El agua representa el amor. Primero coloreamos y ya lo vemos lindo. Al ponerle el agua sucede la transformación, como cuando ponemos Amor en cualquier situación. 
Nada permanece indiferente ante el AMOR.
Para este mandala, de entre los lápices que se tengan, sugiero elegir un mínimo de diez y un máximo de quince.
Entre ellos han de estar los siete colores del arcoiris:
ROJO, ANARANJADO, AMARILLO, VERDE, AZUL, AÑIL (el azul índigo) y VIOLETA.
Colocamos los lápices al lado de la mano que no dibuja y llevamos ambas manos al corazón, con los ojos cerrados, pedimos a nuestro corazón que guíe nuestra mano hacia el color que más convenga y mientras la mano que dibuja permanece sintiendo el latir del corazón, la otra mano va hacia los colores y el primero que toca, sin mirar, lo elegimos, lo pasamos a la otra mano, abrimos los ojos y empezamos a colorear la zona más próxima al borde exterior del mandala...
El otro modelo que aparece aquí, también está disponible, si bien es un mandala que tiene otras connotaciones

He probado a hacer otra foto de la plantilla original, pero esta vez queda totalmente amarilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario